sábado, 25 de octubre de 2008

Extraño lugar. (Parte 2)

... Llegó sin resuello a lo que parecia un claro. El suelo embarrado y las humedas hojas reflejaban la tímida luz que en esa zona lograba filtrarse entra las menos frondosas copas.

Allí plantada, con la luz iluminandole el rostro contraido por el miedo y el cansancio, intentó descubrir algo que revelase donde estaba su perseguidor, pero no detectó el menor ruido ni movimiento.

Al cabo de unos minutos, y ya más tranquila, empezó a aflorar de nuevo la idea de que todo habia sido fruto de su maltrecha mente que, perdida y cansada, fabulaba y creaba pesadillas. Fue entonces cuando a través del rabillo del ojo vió el brusco movimiento de unos arbustos y un vaiven de sombras seguido de unos escalofriantes gemidos.

Despavorida, atravesó el claro y se adentró en el bosque. Unos segundos después de adentrarse en la maleza, apareció ante ella un enorme rio de agitada corriente. Sin pensarselo dos veces , y con el terrible cosquilleo en la espalda que te recorre cuando sabes que estas apunto de ser atrapado, se lanzó de bruces al agua.

No logra hacer pie por lo que comienza a nadar hacia la otra orilla, el agua está congelada y la corriente es muy rápida. Cada brazada que da cree ver más lejos la orilla contraria, empieza a tragar agua, se cansa. Para un momento y se gira, nadie la sigue -¿estoy loca?-. Empieza a no ver nada, se hunde levemente y al intentar respirar vuelve a tragar un montón de esa sucia agua. Decide volver a la otra orilla, pero ahora también está muy lejos y ella muy cansada.

Que fria está el agua... cede ante la fuerza de la corriente y se deja llevar. Sigue sin haber rastro de su supesto y terrible perseguidor. -¿Todo a sido fruto de su imaginación?-.

Comienza a hundirse, presa de la desesperación. La ropa pesa una barbaridad, pero no logra desprenderse de ella. Tirita tanto que le duelen las mandíbulas. Se hunde definitivamente y traga agua cada vez que intenta respirar. Se le nubla la mente y se relaja por momentos. Es entonces cuando alli, en lo más profundo y oscuro del rio, ve de nuevo a la sombra, esa que ,persiguiendola, ha hecho que llegue hasta alli.

Ahora en vez de huir, porque no puede, se fija y ve, sorprendida y medio ahogada, que es ella misma que, alli plantada, oscura como la noche y siempre tras sus pisadas, la sigue como una sombra, la sigue, como si la tuviera pegada.

4 comentarios:

Alejandro dijo...

mmmm, no sabia como acabarlo xD :$

Se admiten sugerencias para final más original :P

Noe dijo...

Pues para no saber como acabarlo, a mi me ha gustado..

Hombre, cierto que es un poco raro pero está bien, original.. =)

Alejandro dijo...

si... no me ha gustado mi final :S:$

Àngela dijo...

Me a gustado mucho, pensaba que me ibas a defraudar por que no sabias como acabarlo y resulta que me dejaste con la boca abierta.
El final me encanta, es como si me hubieras cambiado toda la historia, una esta huyendo se si misma...

Besos